Peròn!

http://www.dictatorofthemonth.com/Peron/juan_evita_peron.jpeg

Giampiero Venturi per salinari.it

Quando, come ogni 17 ottobre, qualcuno lo ricorda in piazza a Buenos Aires, probabilmente si riferisce a ciò che fu dopo. Durante il secondo mandato, quando la dicotomia perversa delle eredità da spartire era già diventata guerra di bande, pasto per avvoltoi. Gli stessi avvoltoi che oggi alla Casa Rosada, si dichiarano peronisti, nel nome generico di un popolo, parola rifritta che odora molto di “sudaco” e poco di democrazia reale. Erano peronisti del resto pure Guevara e i Montoneros. Lo stesso Diego Armando Maradona si iscrisse al partito peronista, alla facciaccia della storia e di chi si impegna a studiarla. Un giorno si scoprirà che forse pure Bruno Giordano e Moreno Ferrario avevano la tessera del partito che porta il nome del generale.
Io mi limito a brindare in sordina e con molto rumore lo stesso. L’attualità storica ce lo consente. Sulle ceneri del comunismo ha imperversato per tre lustri il pensiero liberale. Materialista in economia, individualista nella filosofia e nell’etica, agnostico nello spirito. Eliminato il funesto cancro rosso, il suo gemello rinnegato, il capitalismo, ha fatto da papà, da mamma e da figlio scemo. Lo abbiamo dato per scontato, coi gendarmi anglosassoni a fare da scudo da ogni possibile avversità. Hanno trionfato per anni la scuola neoclassica e il famigerato monetarismo della scuola di Chicago. La Politica sottomessa all’Economia, che fa anticamera, che decide (quando decide) solo di rimbalzo. Il pensiero economico ha girato intorno all’Offerta, ponendosi il problema della Domanda Aggregata solo per riflesso. “Il mercato ci penserà da solo…” si è sempre detto confortati dai dati dei cicli economici positivi.
Niente da dire sul piano teorico. Sono assi cartesiani su cui si incrociano linee. I keynesiani o fautori della spesa pubblica, si sono messi in riga aspettando il ciclo successivo come sempre accade in Economia. Una volta ciascuno non fa male a nessuno.
Comandavano i keynesiani del resto negli anni’60, i Golden Years, anni dalla spesa pubblica pazza, del massimo impiego, del boom economico. Poi la recessione, addirittura la stagflazione legata allo shock petrolifero, che alla disoccupazione ha sommato il rialzo dei prezzi. Alla ripresa, dopo gli orrendi anni ’70, è il Reaganismo a dominare la scena; il Friedman ammazza-Stato è il suo vate, il Tatcherismo, addirittura un modo di vestire, parlare, essere brutti.
Eliminato il mostro sovietico (sia ringraziato Dio sempre) sembrava quasi che non ci fosse più bisogno di dimostrare nulla. Con i progressisti in eterno impasse (la sfiga è sfiga del resto, hai voglia a incrociare assi cartesiani), figuriamoci! Se l’antitodo alla destra economica doveva essere gente che somigliava a Veltroni, ringraziamo Dio (e due!) se oggi in Italia non c’è il dollaro! E come faceva a vincere lo Stato? Con questi qui? Non scherziamo! Ha difeso l’economia pubblica gente che quando gioca in casa fa 2 fisso.
La destra economico finanziaria sembrava obbligata ad assurgere a modello unico per assenza di nemici insomma.
Invece il nemico endemico ha fatto capolino. Se lo stesso Tremonti rivendica il ritorno all’800 e alle Patrie sovranità, qualcosa deve essersi rotto. La Finanza (non la Guardia, che quella il suo da fare ce l’ha sempre) si è bloccata. Capito che non serve a produrre ricchezza ma a riallocarla, deve cedere di nuovo il posto alla Politica.
Alla domanda “quale politica?” non so rispondere. Il discorso si allargherebbe.
Oggi mi basta poco: è il giorno in cui si ricorda la scarcerazione del generale Perón, il 17 ottobre del 1945, grazie alla mobilitazione di massa del sindacato da lui nazionalizzato, sceso in campo a suo favore. Prendo una Peroni e brindo. Una Peroni in memoria di Perón.
Mentre il mondo franava, la Terza Posizione, incarnata da un modello economico-sociale nemico del comunismo e del pensiero liberaldemocratico, ridestava la speranza. I dirigismi europei anni trenta franavano ma la dimostrazione che un mondo diverso dai mostri dei due blocchi sembrava a portata di mano. Né collettivismo ateo, né materialismo capitalista.
Croce, Spada e Stato. Quello sociale appunto. Quello fatto da solidarismo, equità, redistribuzione, coscienza nazionale, giustizia sociale.
“Ti sei scordato la libertà…” potrebbe obiettarmi chicchessia…
Ah è vero, la libertà…
Quella sì. È quella che decide il bello e il cattivo tempo nella vita dell’uomo, mica no…
Mi affaccio fuori e vedo che oggi più che altro lo ha fatto cattivo perché piove tantissimo. Sarà perché è venerdì 17 e non sembra un giorno da poter nascere col sole.
Però meglio così… di pioggia ne è caduta tanta, proprio oggi che c’era la manifestazione dei Cobas tra l’altro… poi dici la sfiga…

One comment

  1. vane says:

    Oggi si cumle 35 anni di la muerte di Peron (dopo lo scrivo in italiano scussi)
    Lo ricordo, non perche io sono “peronista” NO NO lo ricordo perche nessuno debe dimenticare che Peron antes de asumir consiguió que el gobierno militar le facilite la tarea interviniendo universidades y expulsando a los docentes que militaban en su contra. Luego de tomar el mando actuó con la velocidad del rayo para instaurar una suerte de dictadura legalista: se mantendrían las instituciones de la Constitución, pero debilitadas y sujetas a su poder unipersonal. Removió los cuadros administrativos y entabló juicio político a la Corte Suprema, que fue expulsada, y constituyó otra a su medida. En el Congreso mantuvo disciplinada una mayoría que se tornó cada vez más obsecuente. La Policía Federal, creada tras el golpe de 1943, fue usada en contra de la oposición política y para reprimir los disturbios obreros. Creó el Fuero Policial para que los abusos de los comisarios leales gozaran de impunidad. Instituyó el “certificado de buena conducta” como requisito indispensable para buscar trabajo, viajar al exterior o inscribirse en la universidad; era una sutil manera de encadenar a todos los habitantes y desalentar cualquier protesta.
    Controló los medios de comunicación y no titubeó en expropiar el diario La Prensa, que lo criticaba. Llegó al extremo de exigir a las instituciones culturales que solicitaran permiso para publicar o reunirse.
    Intervino las seis universidades nacionales entonces existentes y puso en marcha una implacable purga. En mayo de 1946 completó la expulsión de casi dos tercios del cuerpo de profesores y en octubre del año siguiente colocó las administraciones universitarias bajo el directo control de sus agentes. Acabó con la autonomía y sepultó los principios de la Reforma universitaria de 1918 (Gobierno de Hipolito Irigoyen).
    En 1949 reformó el Código Penal y convirtió en delito “ofender de cualquier manera la dignidad de un funcionario público”. De este modo impidió que se realizaran o circulasen denuncias contra el enriquecimiento ilícito de casi todos los funcionarios. En 1951 estableció la curiosa ley del “estado de guerra interno”, que amplió la competencia de la justicia militar a vastos sectores de la población civil. La delación creció hasta convertirse en virtud, como en los regímenes totalitarios. El miedo se expandió hasta extremos desconocidos. Al mismo tiempo, se dilapidaban fortunas en una propaganda sin freno acerca de las pequeñas y grandes realizaciones gubernamentales o sobre los conmovedores méritos de Perón y de su esposa; la publicidad invadía la radio, el cine, la prensa escrita, las paredes, las tapias, los costados de los caminos.
    Se puso en marcha un asistencialismo impúdico, desordenado. No sólo se repartieron grandes cargamentos de ropa y comida, sino que las Unidades Básicas ofrecían juguetes, sidra y pan dulce. El objetivo central no consistía en eliminar la marginalidad, sino en despertar un enfervorizado sentimiento de gratitud. Cada regalo venía acompañado por emblemas partidarios y la foto de la pareja gobernante. No lo daba el estado ni el gobierno: lo daban Perón y Evita. Muchas bicicletas, viajes, muebles, subsidios y otros regalos de la más diversa índole cambiaron la vida y la mente de muchas personas. En numerosos casos aportaron el bien y ayudaron a fortificar la autoestima de gente marginada, pero también contribuyeron a que millones se acostumbrasen a quedar sólo prendidos a las ubres del Estado: los pobres, los ricos y el empresariado nacional. A mediano plazo fue un desastre.
    Juan Perón tenía un estilo que combinaba tres elementos: su formación castrense, la picardía del paisano y la chabacanería del porteño. Seducía en la intimidad y enardecía en las plazas. Su palabra era fluida y subyugante; su sonrisa, gardeliana, abrazaba a casi todos los que se le ponían delante y saludaba con los brazos en alto, de manera cálida y triunfal. Cuando se dirigía a la multitud desde el balcón de la Casa Rosada, no temía el ridículo de preguntarle si estaba conforme con su gestión.
    Por un lado se sancionaban leyes que beneficiaban a los trabajadores como nunca antes, por el otro se los obligaba a afiliarse a los sindicatos manipulados por el líder. Los dirigentes que se negaban a la obsecuencia eran desplazados y algunos, perseguidos.
    Las huelgas fueron aplastadas sin anestesia; en la Reforma Constitucional de 1949 se llegó al extremo de que la representación peronista se opusiera en forma expresa, sin ruborizarse, al derecho de huelga. Las movilizaciones fueron prohibidas, excepto las organizadas para convalidar el régimen. Quienes apoyaban el peronismo vivían de fiesta, quienes lo repudiaban debían callar o exiliarse.
    La política económica tenía el sesgo de la ubicua intervención estatal. Continuaba la tendencia predominante en el mundo de estatizar, controlar y planificar. Esto llevaba al monopolio, la corrupción y la ineficiencia. Los controles estaban al servicio de amigos y fieles, no de la gente más capaz. Se compraron los ferrocarriles con intensa propaganda, a fin de ganar sufragios y encubrir un negociado terrible; la operación fue presentada como fruto de una negociación genial, pero se pagaron 2.462 millones de pesos por bienes que la dirección nacional de Transportes había valuado en 730…
    En 1950 se empezaron a notar las consecuencias del despilfarro sostenido. Aunque la Constitución de 1949 expresaba a través de su cacareado artículo 40 que los recursos del suelo son inalienables -“bastión de nuestra soberanía” según Scalabrini Ortiz-, Perón decidió violarlo mediante concesiones a la petrolera California. En 1952 se debió comer sólo pan negro, por falta de trigo en el país del trigo. Los lingotes de oro del Banco Central se habían esfumado.
    Las fallas se tapaban con discursos agresivos, los opositores eran acusados de contreras, vendepatrias y cipayos. No quedaban resquicios por donde manifestar la crítica sin ser descalificado como enemigo del país.
    En lo cultural se degradó la excelencia. Lo nacional equivalía al folklore. Se confundía arte popular con arte pobre. Es cierto que se recuperaron muchas fuentes y se ampliaron los escenarios. Pero se alió el atraso con la reacción. Se confundió cultura de punta con cultura kitsch; y esto se extendió al cine, la monumentalidad de los actores partidarios, la arquitectura y la escultura oficial. Estas actitudes, sin embargo, contribuyeron a jerarquizar el arraigo en un país con mucho desarraigo.
    La universidad sufrió profanación y devalúo. Junto a muchos artistas, ilustres investigadores debieron dejar el país. Los docentes eran elegidos con criterio político y se los obligaba a cometer actos humillantes como, por ejemplo, solicitar la reelección de Perón, otorgar doctorados honoris causa a Eva, tomar exámenes todos los meses y formar mesas especiales (secretas) para los líderes de la CGU. Este sistema de exámenes mensuales fue presentado como una “conquista” estudiantil, pero en realidad era soborno, una concesión al facilismo, que permitía graduarse sin esfuerzo.
    O el régimen avanzaba hacia un Estado abiertamente totalitario o se desmoronaba. La fiesta inicial, las publicitadas reivindicaciones, el “teatro” de la revolución, el endiosamiento del líder empezaron a dar muestras de agotamiento. La nueva dirigencia, integrada por burócratas síndicales, policías, funcionarios venales, nuevos ricos y lumpen con poder, generó creciente rechazo. La ambición de instaurar un partido único hizo agua y pocos meses antes de su caída el gobierno cedió la radio a dirigentes de la oposición. Pero los tiempos se habían consumido. No alcanzaron las movilizaciones de masas, ni el lenguaje incendiario, ni la exaltación nacionalista.
    Una coalición de Fuerzas Armadas, clero y partidos opositores llevó a cabo la denominada Revolución Libertadora. Perón fue acusado de haber cometido traición a la patria, degradado las instituciones de la república y haberse enriquecido a costa de la nación
    El peronismo nunca tendrá buenos vínculos con la lógica, sino con la ilusión. Como ilusión, mantendrá encendida la llama de “la revolución inconclusa”. Evocará el paraíso perdido, que es el único paraíso real. Y soñará con su imposible restauración. El amado líder seguirá impoluto, cada vez más sabio. Las críticas no harán mella.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *